BIENVENIDA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

BIENVENIDA

Mensaje por Josemanu el Miér Ago 19, 2015 11:10 am

En perseguirme mundo, ¿qué interesas?
Yo no estimo tesoros ni riquezas,
y así, siempre me causa más contento
poner riquezas en mi entendimiento
que no mi entendimiento en las riquezas.
Sor Juana Inés dela Cruz
El conocimiento languidecería en su estructura misma sino fuera porque se constituye como una entidad en permanente movimiento y consecuente renovación. A lo largo de la historia el ser humano reinventa su perspectiva del mundo. Perspectiva que a menudo nos impele a cuestionarnos sobre la validez de sus alcances, su compromiso de largo plazo y en última instancia ,su compatibilidad con la tendencia en la búsqueda de un sentido ulterior que le permita religarse con el universo que lo rodea al tiempo que lo hace consigo mismo. Porque en el encuentro de uno radica la formulación de lo otro. Universo e individualidad se antojan igualmente complementarias y trascendentes. En este sentido el carácter inquisitivo de los hombres y las mujeres los conmina a elucidar soluciones, desenmarañar entuertos. Pretender, cuanto menos, entrever en los intersticios de lo indecible la imperturbable luminosidad de lo sublime. No podemos eludir la esfera de la entretejida circunstancialidad que nos acucia si no es por vía del reconocimiento de los mecanismos que nos atan a la manifestación en apariencia voluntaria, no obstante compulsiva, de cada uno de nuestras actos de cuerpo, palabra y mente. Foucalt señala que es una pretensión aventurada en el individuo el querer aislarse de toda influencia del tinglado de las relaciones de poder que ejercen la sociedad en su conjunto así como los conglomerados centralistas que toman forma en el Estado, las corporaciones, la cultura de masas y el mercado de consumo. Adelanta que cualquier avance en la batalla por la liberación definitiva se encuentra siempre circunscrita en el contexto de uno o más formulismos o convencionalismos relativos. Esto es cierto, sin embargo no hay razón para rendirse, acaso para tomar un respiro y reanudar la carga con renovados bríos en pos de la auténtica libertad. ;No la que los medios nos venden todos los días y aún menos aquella supeditada al capricho de una sociedad consumista cuyo ethos se formula a partir de una relación contractual entre las partes para asegurarse mutuo progreso económico en detrimento de su evolución espiritual. Al inicio de una entrevista con Jacobo Grimberg y Tony Karam en 1990 la conductora formula lo que acaso sea la intención más pura aunque secretamente reservada de todo ser sintiente: “ser” efectivamente en el mundo en oposición a un mero “estar”. Disponemos de la maravillosa oportunidad que la preciada vida humana nos prodiga para entregarnos a una forma de vivir congruente con este principio. Sucesivos pensadores, filósofos y reformadores han aportado al pensamiento humano su particular forma de revertir los efectos de la vorágine que invariablemente ha acompañado a las mujeres y los hombres desde el inicio de los tiempos. Las convulsiones sociales tarde o temprano culminan su gestación a luz del progreso que supone la introducción de tecnologías progresistas e ideologías unificadoras que a menudo buscan situarse en el trono del devenir como una metahistoria que ambiciona terminar de un tajo con la ignominia, la discordia y, en general, con el descontento emocional y la profunda neurosis que se inscribe en cada tramo como un signo de los tiempos. Sobradamente conocemos ya el resultado de semejantes experimentos salvíficos; panaceas figuradas a partir de arranques viscerales del intelecto que desatienden la comprensión integral de la auténtica ambición de los hombres: su deseo de ser felices y dejar de sufrir. Todo esquema bienintencionado se suscribe a una crítica de la civilización en todas sus esferas y por tanto no admite la adopción de un enfoque acomodaticio que prepare el terreno para un cambio personal que no implique un cierto grado de renuncia. Cultivar un carácter inquisitivo nos alista para una confrontación diaria ante las ilusiones imperantes en el marco de la hiperrealidad. Hago referencia a una definición que escribí hace ya casi un año al respecto de este interminable proceso de conflicto entre la conciencia y esta matrix postmoderna en la que a diario nos desempeñamos: “en el mundo nos encontramos sumidos en una situación tal, tan minuciosamente construida y con una capacidad subrepticia tan maleable, que puede incluso infiltrarse en todas las esferas de la vida y adoptar en todos los sentidos disfraces aparentes tras una careta de pura certeza de una sutileza tan incomparable, que puede incluso presentarse ante nosotros sin siquiera percatarnos de su contundente falsedad, pues a medida que la ideología sobre la que vertemos nuestro apego se reviste gradualmente de capas sucesivas de certidumbres irreflexivas nos precipitamos irremediablemente hacia una zona de no retorno en donde, por fuerza de la acumulación de argumentos no cuestionados , se formulan verdades que no tendremos la menor intención de poner en tela de juicio en el futuro”.
Y es de este modo que en la discusión y el intercambio de ideas nos vaciamos por completo mientras procuramos despojar a nuestro pensamiento de todo prejuicio. Las reglas en este foro no son distintas a las que rigen la moralidad del practicante budista, a saber, la moderación, el respeto, el ceñimiento a la verdad, la generosidad, la compasión y la lucidez. Demos pues paso a nuestro derecho más inalienable, el de forjarnos como sujetos de lenguaje con capacidad para comprender y apreciar deseando que pronto todos los seres sensibles puedan encontrar a felicidad y sus causas de modo que nunca se vean separados de ellas. OM AH HUNG.

Josemanu

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 17/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.